WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al usuario está aquí para responder a sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!
¿Necesitas Ayuda?
logo
SpanishEnglishFrenchGermanItalianPortuguese
Subir
Image Alt

Fundación Manos Limpias

  /  Cultural   /  “Cine y Sardina”, bajo la óptica de un cinéfilo

“Cine y Sardina”, bajo la óptica de un cinéfilo

 “Encendida en mí la candela lejana”.

Augusto Roa Bastos.

“A semejante ideología de lo vivido, de exhumación de lo real desde su banalidad de base, es decir, desde su autenticidad radical”  Jean Baudrillard.

 

Esta reflexión se inicia con un plano de materia que explica muy bien Henry Bergson, o sea, imagen = movimiento= materia = luz. O lo sintetiza o lo extiende el filósofo francés Gilles Delleuze, en su libro Bergson y las imágenes  en el que se hace un estudio de su libro, Materia y memoria donde se llega a un razonamiento complejo sobre la transformación de la fotografía, convertida después en cine cuando esa foto de posición desaparece, es decir la perforación de la cinta. Todo lo anterior para ubicar de manera singular cada una de las categorías  existentes para el análisis del comportamiento que desarrollan las películas involucradas con imágenes vivientes, es decir algo que no se presenta a nadie o no se remite a ningún ojo, a ninguna conciencia, lo anterior parafraseando a Bergson, entendiendo con lo descrito que el hilo conductor entre la Fuerza, el poder, la burocracia, la jerarquía, la autoridad, la identidad, la libertad y por encima de todo un proyecto común, es el cine.  En este caso quien escribe define el proyecto común como una fórmula de escape del objetivo zoom para seleccionar casi todas las distancias focales que necesita un sujeto para alcanzar la exactitud que no lograría con el empleo de objetivos intercambiables, no hay necesidad de buscar soluciones de compromiso, sólo es ajustar el objetivo común según convenga y puede cambiar una distancia focal sin ninguna variación. Si se detiene el estudio en cada una de las películas se encuentra que en los niños del cielo existe un objetivo común entre los dos hermanos, y no solamente es encontrar los zapatos de su hermana, si no la intertextualidad al combinar tristeza con felicidad al saber que el padre lleva zapatillas nuevas para sus hijos, sin embargo, aparece también el asunto religioso y jerárquico, incluso político donde se confunde el Islam con el terrorismo, aunque por ciertos momentos se pretende dentro de la película y no por fuera de ella, me refiero al movimiento, con técnicas sutiles para disminuir o aumentar el concepto que se tiene de Irán como país avanzado tecnológicamente y educativamente logrando que el zoom y el seguimiento de la imagen puedan combinarse, en otras palabras, no se aprecia  el zoom puesto que la cámara está en movimiento, digo esto, situando en planos definidos a cada una de las películas que se estudian como proyecto común, el cine, sometiendo a los misterios de la noche cada una de ellas, para convertirlas en materia traspasada por la luz. Parafraseando a otro genio del cine, el señor Ingmar Bergman. En este escrito la objetividad es un término sospechoso, muchas veces no es más que un nombre bonito tras el cual se disfrazan lo neutro y lo superficial, como sucede con “Hannah Arendt ” que viaja a Jerusalén a cubrir el juicio de un integrante de la SS que ha sido secuestrado por la Mosad para ser ejecutado bajo las normas de Israel, sin embargo, ella sintetiza todo su discurso en una elegante y bien lograda columna de artículos en los que plantea que el señor oficial de la SS, solamente fue un burócrata que siguió órdenes del régimen totalitarista que poseía hombres tan inteligentes como Joseph Goebbels, jefe de la propaganda nazi que decía que cuando le hablaban de cultura sacaba su revólver.  Entendido en el movimiento zoom como suave y gradual, sin sacudidas al principio ni al final. De hecho cualquier movimiento debe efectuarse con la delicadeza suficiente para que el público no lo perciba, es decir, en el caso de esta película, los juicios de valor, la identidad y la libertad están tan arraigados en ella, en la protagonista que el sujeto o el espectador en este caso debe entrar paulatinamente en el campo de visión como si fuera el público el que se acerca a ella o se volviesen las cabezas para seguirla. No sé si soy claro, sin antecedentes religiosos o políticos para destacar, más allá de una simple banalización del mal. Cuando se habla de simple, se refiere al complejo mundo de la simplicidad que no siempre espera que todo el “mundo” visualmente experto lo entienda.  Una forma de efectuar un movimiento de zoom con suavidad es la entrada a la película Irina Palm, que se asemeja a la manecilla de un gran reloj que funciona con tanta precisión como un zoom eléctrico siendo parte de la solución mecánica del proyecto común, el cine, para conseguir un movimiento suave, en este caso el dinero como medio y no como fin último para salvar la vida de su nieto, por ese mismo movimiento está obligada a realizarlo con mucha velocidad pues la doble moral y las transformaciones axiológicas le exigen detenerse en el momento preciso para no sobrepasar el fotograma elegido. Por regla general, la vista es atraída hacia la parte más nítida de una película, la claridad o enfoque nítido es un medio de llamar la atención sobre un sujeto, en este caso, The Truman Show, o el show de Truman en español, pese a esto  al espectador le gusta verse forzado a observar los detalles que lo rodean, ejemplo de esta premisa es, es real el mundo que conocemos? Acaso estamos siendo vigilados o contralados por cámaras como en el gran hermano de Orwell, o simplemente nuestra libertad está contenida en la Matrix como lo plantea Baudrillard en su libro simulacro y simulación? No lo sabemos, porque el concepto de libertad está muy relacionado con la intención de que deliberadamente la imagen no sea nítida como esperamos. De esa misma manera la profundidad de esta zona puede variarse con la diferencia de enfoque de los objetos cercanos y los lejanos que nos dan una sensación de profundidad, así como lo hacen las categorías planteadas anteriormente, libertad, fuerza y jerarquía. Los objetos situados en el fondo de una escena pueden convenir al sujeto y sin embargo ejercer dominio sobre él, es el caso de la película La guerra por el fuego en que los elementos determinan los valores como la confianza, el compromiso, la identidad y los liderazgos políticos, que quedan subordinados a determinado sujeto, de lo contrario si se está desenfocado puede dar la impresión de que se ha hecho una filmación que no ha buscado la nitidez del suceso. Para ser más claros, el concepto de evolución está muy ligado al fuego y la comunicación, en términos de luz, igual a atractivo visual de un fondo que puede ser mayor si está suficientemente desenfocado. Llegados a este término de la manera negra, normalmente imaginen a un hombre entrando en una habitación visto a través de la forma grande, para ser más explícitos, evitar objetos grandes y desenfocados contribuye a la nitidez del movimiento. Esto sucede con la película Vitus, en la que un niño superdotado intenta pasar la frontera del yo, en términos Lacanianos, pasar de una alienación a una separación, sin olvidar a Hegel. Del ser para el otro, el ser para el sí, o de otra manera volver a enfocar el objetivo. Sin embargo, este sujeto, Vitus gira el anillo gradualmente para que cualquier distancia se ajuste al correspondiente enfoque, en términos de libertad, utiliza otra alternativa y es girar el anillo del objetivo, en este caso, la libertad  de enfoque como si fuese un enfocador distinto y muy profesional haciendo de este trabajo, la búsqueda de la libertad, un método para que el sujeto simplemente entre en la habitación con una forma más pequeña sin perder el objetivo que es la nitidez del movimiento. El foco es, con mucho, la luz que más utilidad presta al cine, de la misma manera, el foco, como símbolo de autoridad lo representa Bruno Ganz que se hace inmenso en el papel del abuelo que arroja el sombrero como sinónimo de libertad, aunque, como todo foco, puede representar la fuerza que necesita Vitus para continuar. Si se analiza la luz con cierta intensidad relacionada con un proyector se puede armar un paralelo entre la niñera que a su vez se convierte en la amada y en la figura, junto con el abuelo  y el mismo Vitus, en lo que se denomina proyecto común, el liberarse sin abandonarse, lo que indica que las premisas enmarcadas en esta interpretación asumen una fuerza que se contiene en la estructura del proyecto común, el cine, que invita a la proyección con unas lámparas diseñadas solamente para iluminar hacia arriba, pues si se examina, las categorías planteadas para ese proyecto común emplean estas luces o la luz, en ángulos muy grandes para que el proyector emplee un reflector incorporado para el cambio en el color,  entonces la luz parecerá más amarillenta si se le compara con unidades más potentes, aplicando las teorías de los primeros pasos de la fuerza, haciendo un comparativo con ciudad en tinieblas, donde la noche amarillenta cambia de lugar, olvidando la interpuesta ciudad por interpuesta  colonización en una isla que se denomina Palm Beach. Todo lo anterior para entender las distintas categorías como filtros o pantallas difusoras que consiguen que la luz llegue a determinada parte del sujeto.

 

 

Duvan Carvajal Restrepo

Crear un comentario